ACCESO A USUARIOS

Cómo Reconocer un Producto LED de Calidad

La fuerte acogida que ha tenido la iluminación LED a nivel mundial ha ocasionado que un sin número de empresas se dediquen a su desarrollo, producción y comercialización, brindándole grandes ventajas a los consumidores como los son la variedad de paneles, bombillas, tubos y reflectores, todos en tecnología LED. En búsqueda de ganar la competencia por precio, de cumplir con las exigencias y los gustos de los clientes y de tomar la mayor participación en el mercado posible, se comienza a observar una variación no solo en las características técnicas, modelos y potencias de los diferentes productos de iluminación LED, sino también significativas variaciones en la calidad, causando que este factor se vuelva el diferenciador entre las diversas marcas existentes en el mercado.

 

Para que nuestros clientes puedan obtener el resultado que esperamos en el momento de adquirir un producto de iluminación LED, es importante que nosotros como integradores y distribuidores conozcamos a fondo los tres elementos que determinan la calidad final de la lámpara, y es por esto que DUMALUX los resume a continuación y de una manera muy simple:  

 

El Chip:

Aunque sea el elemento más pequeño de la bombilla o lámpara LED, es el componente encargado de iluminar cuando se conecta a la corriente eléctrica; además de esto, está diseñado para brindarle una alta luminosidad y larga vida útil a la luminaria, siendo este uno de los aspectos que más atrae a los consumidores en el momento de compararlos con otras tecnologías. Su calidad depende de su composición y entre las marcas que se deben buscar por su reconocimiento son: Bridgelux, CREE, Toshiba y EPISTAR.

 

No estamos queriendo decir que si un producto LED no cuenta con chips de estas marcas sea entonces de mala calidad, ilumine poco o su vida útil sea corta, pero un chip que emita una luz muy "azulosa" o que simplemente con verlo dé una mala apariencia, con toda certeza no será una buena decisión.

 

Siempre será bueno verificar la marca del chip e indagar un poco al respecto con el objetivo de conocer más a fondo qué clase de producto se está ofreciendo.

 

 

El Driver:

El driver, también llamado comercialmente en Colombia como adaptador o transformador, es el dispositivo encargado de convertir la corriente alterna AC tomada desde la red eléctrica a corriente continua y de bajar la tensión para que se adapte al funcionamiento y características técnicas de los chips LED. El driver determina en gran medida tanto la vida útil como la eficiencia de la luminaria LED, dado que de nada sirve tener un chip de excelente calidad si el driver es de una mala calidad.

 

La calidad de un driver LED depende básicamente de dos factores: Su diseño electrónico y la calidad de los componentes utilizados. El fabricante deberá tener significativa experiencia en el diseño y manufactura del driver. Si usted solo con verlo nota caminos de cobre muy delgados en la tarjeta, muy pocos componentes o soldaduras de mal aspecto, revise la calidad del proveedor.

 

 

El Disipador de Calor:

El disipador de calor, sea de plástico o de aluminio, es el encargado de disminuir la temperatura a la que se ven expuestos tanto el chip LED como el driver con todos sus componentes. Esta disipación de calor evita los efectos negativos que tienen las altas temperaturas para todos los componentes asociados a la luminaria, determinando por ende la vida útil de la misma.

 

Tradicionalmente el aluminio ha sido el material más utilizado en el disipador dada su alta capacidad de conductividad térmica y relativamente bajo costo, pero con los avances en la tecnología LED se ha podido demostrar que con diferentes tipos de polímeros se pueden lograr buenas conductividades térmicas óptimas para la luminarias LED de baja potencia como bombillos, balas, paneles y tubos.

 

Nota: El calor es el principal enemigo de la electrónica. Si el disipador de calor no se calienta en lo absoluto luego de al menos 15 minutos de operación de la luminaria LED, muy seguramente el calor no está siendo disipado y la luminaria tendrá una corta vida útil y una baja eficiencia. 


Cabe anotar que la vida útil de una lámpara o luminaria LED depende completamente de la vida útil de estos tres componentes, dado que si cualquiera de estos falla el producto en su totalidad también lo hará. En ese sentido es de vital importancia cerciorarse de que cuando el fabricante especifica unas horas de vida útil, lo hace no solo para el Chip LED sino para toda la luminaria en general.

 

En conclusión, conociendo a fondo estos tres dispositivos claves dentro del funcionamiento de una luminaria LED, es posible determinar el tipo de producto que se está comprando, si cumple con las necesidades y expectativas de nuestros clientes en cuanto a costo - beneficio y si se puede adaptar al uso que ellos le van a dar, ya sea en una residencia, empresa, oficina o a nivel industrial.

 

Autor: Andrea Montoya Betancur.

DUMALUX S.A.S.